viernes, 28 de junio de 2013

ANTOLOGÍA PETA Z. NO MEZCLAR CON REFRESCO DE COLA.


 El año pasado, más o menos por estas fechas, tuve el gran honor de participar en la primera edición del festival Celsius 232 de Avilés: un evento literario que dura unos cuantos días y en el cual tienen lugar presentaciones de libros y diversos tipos de actividades relacionadas con el mundo de la fantasía y el terror. Durante el transcurso de esos días, inolvidables sin duda para mí, pude conocer a varios escritores que, como un servidor, disfrutan con esto de las letras, creando mundos apocalípticos y obras donde damos rienda suelta a nuestra imaginación. Y he aquí que, como nuestras mentes inquietas nunca están ociosas, durante la distendida sobremesa de una cena un tanto "peculiar", los engranajes de las mismas terminaron gestando el germen de una idea de lo más bizarra. Ninguno de los presentes recuerda ya muy bien cómo surgió todo, pero en algún momento de aquella cena a alguien se le ocurrió la "retorcida" y simpática idea de fantasear con las series de dibujos animados de nuestra época infante, y de cuán divertido podría llegar a ser dar unas pinceladas un tanto macabras a esas míticas series. La cosa pudo haber terminado ahí, en una sencilla anécdota un tanto fantasiosa. Pero no, de por medio llegó una servilleta, "el único papel que había a mano en esos momentos", donde plasmamos nuestras firmas y nombres justo al lado de un título cada una. Con ello nos comprometíamos a llevar a cabo una antología. Un relato por persona haría que la perversa magia de nuestra imaginación corrompiera para siempre el dulce recuerdo de aquellas míticas series. El fruto de todo esto podrá pronto ser disfrutado por todo aquel que se vea aguijoneado por la curiosidad. 
 Dice la leyenda que el agua consumida en aquella cena fue manipulada en algún momento por personas ajenas a nosotros, con la aviesa intención de experimentar, de ver hasta dónde podían dar de sí unos cerebros ya terriblemente corrompidos por horas y horas de tan insanas lecturas. Juzguen ustedes mismos, si es que se atreven a adentrarse en este universo donde se da una visión nueva a esas series de dibujos animados. Regadas por la inicua esencia de ese agua adulterada, la naturaleza de esos relatos tiñe de sangre la memoria de personajes muy asentados ya en el habitáculo de nuestras mentes, donde aún perdura el niño que fuimos.

 Con portada del gran ilustrador Daniel Expósito Zafra.

 Una sorprendente antología en la que once malintencionados autores revisitan la televisión de su infancia en «clave Z». Con relatos de Víctor Blázquez, Ignacio Cid Hermoso, Daniel P. Espinosa, Ángel Luis Sucasas, Miguel Aguerralde, Darío Vilas, Juan Miguel Fernández, Manuel Martín, Alejandro Castroguer, Javier Cosnava y Vanessa Benítez Jaime.

6 comentarios:

  1. Que sepas que ya le he hecho hueco en las estanterías de mi biblioteca... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así se habla, Emilio =) Eso sí, en la estantería tendrás que poner una nota o algo parecido con la portada, ya que saldrá en formato electrónico, jajajajaja. Un saludo, amigo, y gracias por pasarte por mi pequeño rincón literario.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. A ver cuándo podemos repetir algo semejante, Alejandro =)

      Eliminar
  3. Un gran recuerdo de aquella noche.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda, Nacho. Un saludo para ti también, amigo =)

      Eliminar